CONSTELACIONES FAMILIARES con el tema “Cuando me miro al espejo veo a mi madre”: 22 de enero

Trabajo con la línea de las mujeres

Con el paso de los años, cuando una se mira en el espejo, se da cuenta de que se parece cada vez más a su madre o a su abuela. Y no sólo en apariencia, como el rostro y el cuerpo físico, sino también en ciertas formas de actuar y pensar.

Probablemente es lo más natural, ya que somos la continuación de nuestra herencia familiar. Pero ante tantas similitudes, a la mayoría de las hijas, nos surge exclamar:

“¡No quiero parecerme a mi madre ni llegar a ser como mi madre!” Pero finalmente se ha hecho realidad lo que nunca quisimos.

No obstante, hay hijas que quieren ser como su madre, y lo son, y sienten que este parecido es natural, innato y un regalo.

Ni lo uno ni lo otro es saludable para nosotras.

El transcurso de la constelación

Como trabajo básico cada participante constela su linaje de las mujeres (madre, abuela, bisabuela…). Profundizaremos en la causa del “rechazo” o el deseo de ser “la viva imagen” de la madre  (o todas las variaciones intermedias).

Al desbloquear la línea de las mujeres la fuerza vital y la fuerza de las antepasadas puede fluir sin obstáculos hacia ti.

El resultado es que vives tu vida libremente como la persona única que eres, y al mismo tiempo poder tomar con gratitud y amor de la madre.

Es entonces cuando la imagen del espejo puede cambiar significativamente: te verás a ti misma y en ti a tu madre con amor y paz.

Horario: de 10 a 17 h, dependiendo el número de las participantes.

Precio: 80€. Para el curso, traer un espejo del tamaño que puedas ver toda tu cara y, si dispone de ellas, fotos de tu línea de mujeres.

El taller está dirigido por Aliz, consteladora con 19 años de experiencia. Formada por Kola Brönner, Alemania.